Justine Dupont (vencedora), Mirka Martín Solar (a la izquierda en la foto), segundo puesto y Joana Andrade (a la derecha) en el podium de La Vaca Gigante by Oakley 2016. Foto: Lavacaxxl
19 dic

LAS CHICAS EN LA VACA GIGANTE BY OAKLEY

¿Que harías si te invitan a competir en una ola de entre 6 y 7 metros  aunque tú no surfees olas grandes? Mirka Martín Solar dijo ¡¡que SÍ!!

La Vaca es el nombre de una ola gigante de Cantabria, España, y el campeonato se lanza cuando esta alcanza 6 ó 7 metros.

Mirka entró el pasado día 17 de Diciembre por la puerta grande en la historia del surf femenino en español y en la de las olas grandes. Pese a no ser experta en este tipo de olas, no dudó en surfear olas de entre 5 y 6 metros compitiendo en La Vaca Gigante by Oakley. Si alguien dudara aún del valor, del conocimiento y la técnica de Mirka, su segundo puesto lo consiguió, además, con una tabla de surf prestada.

La Vaca Gigante by Oakley es uno de los dos únicos eventos de olas grandes que se celebran en España y reúne a algunos de los mejores atletas del Big Wave Surfing. El evento celebró una manga femenina con 3 participantes: Justine Dupont, la vencedora, la portuguesa Joana Andrade y Mirka Martín Solar.

¿Te imaginas lo que debe ser ponerte de pie en una ola de cinco metros en una tabla que no conoces y frente a más de diez mil personas que han ido a ver la competición? Nosotras no, por eso quisimos hablar con Mirka.

Una de las olas que Mirka surfeo en la edición 2016 de La Vaca Gigante by Oakley. Foto: LavacaxxL

Una de las olas que Mirka surfeo en la edición 2016 de La Vaca Gigante by Oakley. Foto: LavacaxxL

 

Mirka, siendo parte de la estirpe cántabra de los «Solar», a nadie le extraña ver tu nombre en un evento como La Vaca Gigante, celebrado en los preciosos Acantilados del Bocal en tu tierra, Cantabria. Pero, ¿por qué olas grandes?

Yo nunca he sido una surfista especializada en olas grandes, sin embargo, debido a mi trayectoria y a los títulos que he alcanzado en mi carrera deportiva la organización de La Vaca Gigante me invitó a participar en representación de las surfistas cántabras y españolas y acepté el reto.

Había surfeado olas grandes alguna vez pero nada parecido a La Vaca.

¿Cómo te sentías antes de entrar al agua? ¿Hiciste algún tipo de preparación?

Al ser de Cantabria tuve la oportunidad de surfear la ola antes del campeonato. Mi tío Pablo Solar también participó y pude comentar con él las referencias para posicionarme, ya que saber dónde esperar es fundamental en este tipo de olas. Las motos de agua y uno de los Acantilados eran mis referencias.

Antes de entrar al agua mi sensación era de miedo, no sabía muy bien lo que iba a pasar. Era la primera vez que me enfrentaba a algo así y encima sin mi tabla.

Llevar el equipo adecuado es importantísimo para cualquier surfista. Si a todas las dificultades añadimos surfear con una tabla que nos es tuya, ¡las complicaciones y riesgos se multiplican! ¿Qué fue lo que pasó?

No sé si por buena o mala suerte dejé mi tabla a mi tío Pablo Solar para su manga y se le rompió. Este fue sólo una hora antes de mi propia manga así que tuve que pedir una tabla entre el resto de los competidores. Finalmente me dejaron una pero era completamente diferente a la mía, mucho más grande y pesada.

 

Así que tienes delante una ola que había alcanzado ya durante el resto de mangas los 7 metros, una entrada complicadísima, una tabla que desconoces y allá vas…

Si, sólo una hora antes de competir se me rompieron todos los esquemas pero entré al agua concentrada y tratando de hacerlo lo mejor posible. Mi estrategia era coger, cuanto antes, una de las olas «pequeñas» para ir ganando confianza.

Desde afuera la perspectiva sobre este tipo de olas es muy diferente, hay que estar en el agua para percibir bien la magnitud de una ola como La Vaca.

La manga femenina se celebró cuando la marea estaba subiendo. Mientras que por la mañana, durante la competición masculina, el mar estaba bastante desordenado y revuelto, a medida que el día avanzó fue ordenándose. Creo que las chicas entramos con el mejor punto de marea con unas olas entre 5 y 6 metros de alto.

Cuando bajé mi primera ola tuve una sensación muy buena y ahí me dije «Quiero otra ¡¡pero más grande!!.

¿Cómo fue la relación con las otras competidoras: Justine Dupont y Joana Andrade?

Ha sido muy buena. Yo ya había coincidido con Joana en otro tipo de campeonatos de surf y ya nos conocíamos. A Justine Dupont no la conocía en persona. Ninguna de ellas había surfeado aquí antes así que traté de ayudarlas a poder entrar y salir bien de la ola porque no es nada fácil y es muy importante conocer.

Mientras que en las mangas de chicos había 8 en el agua, nosotras éramos sólo 3 y pudimos escoger bien cada una sus olas. Gracias a eso pude surfear unas 4 ó 5 olas, algo muy difícil en este tipo de condiciones y eventos.

Son emociones muy fuertes, no sólo por lo que has hecho en el agua, si no fuera de ella, abriendo un camino para el surf de olas grandes femenino en tu región Cantabria y fuera de ella. ¿Puedes resumir la experiencia en una frase?

¿¿En una frase?? (risas) Uf, podría decir que ha sido una experiencia muy positiva y difícil de olvidar. Mi cabeza ya está pensando en la próxima edición de la Vaca Gigante.

Y tengo que decir también que la organización de La Vaca Gigante by Oakley , el Club Obsessiona2, ha dado un gran paso invitando a las féminas. Invitar a las mujeres a estos eventos de olas grandes era algo que tenía que pasar tarde o temprano y el paso que ha dado la organización es fundamental para el deporte femenino y debe ser reconocido y agradecido.

La Vaca Gigante By Oakley

La Vaca Gigante By @Oakley. Manga femenina. !Bravas chicas!

Posted by Lavacaxxl on Samstag, 17. Dezember 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *