Surfemme entrevista a la joven surfista Lola, criada con la familia de nómadas del mar "Mignot". Foto: Kassia+Surf.
25 nov

LOLA MIGNOT. NACIONALIDAD: EL MAR.

Podríamos decir que es de Francia -por su madre- , de México – por dónde vive-, pero muchos más países se entrecruzan en la vida de Lola.

Esta joven longboarder que ya ha logrado portadas de revistas reúne lo mejor de muchas culturas pero, sobre todo, muchas horas de mar, la verdadera nacionalidad de una familia que, por muy cliché que sea, hay que presentar con el título internacional de «gitanos del mar«.


Lola es el nombre femenino que la familia Mignot ha aportado a la escena de surf actual, junto con su hermano DIego y sus primos Nomme y Marco. Foto: Archivo de Lola Mignot.

Lola es el nombre femenino que la familia Mignot ha aportado a la escena de surf actual, junto con su hermano Diego y sus primos Nomme y Marco. Foto: Archivo de Lola Mignot.


 

La familia Mignot está firmemente arraigada, pero no a un lugar como es habitual, si no a una filosofía de vida: la de dos hermanas viajeras que transmitieron la pasión por vagar, navegar y el mar a sus hijos e hija. Esta hija es Lola.

 

Lola, una casa (Pachamama), un lugar (Sayulita) y una familia (Mignot) pero… ¿cuántas nacionalidades conviven en ella? Con una mezcla tan genial, ¿te resulta difícil tener que escoger una nacionalidad para, por ejemplo, competir o viajar?

Mi familia es nomádica, no nos gustan las definiciones, somos del mundo. Cuando viajo, uso el pasaporte que me conviene dependiendo del lugar al que voy a visitar. Un gran privilegio en competencias es poder competir por varios países.

 

A pesar de ser tan joven tienes un estilo muy personal sobre el longboard, tu pose característica permite reconocerte a metros ¡¡y esto es sólo un ejemplo!! Tu estilo contrasta con la radicalidad de tu hermano Diego y de tu primo Nomme ¿De dónde o de quienes viene la inspiración para tus movimientos con el longboard?

Los primeros años de mi vida crecí en un velero, lo cual me enseñó a fluir con los movimientos del mar y desde ahí empezó mi relación con el mar lo que me trajo a una joven edad a ser surfista.

Sayulita es mi inspiración y todos los del pueblo me ayudaron a llegar a donde estoy ahora.

Sayulita es mi inspiración y todos los del pueblo me ayudaron a llegar a donde estoy ahora.

Lola lleva los ritmos del mar grabados a fuego tras haber crecido una parte de su vida en en velero. Foto: Archivo de Lola Mignot.

Lola lleva los ritmos del mar grabados a fuego tras haber crecido una parte de su vida en en velero. Foto: Archivo de Lola Mignot.

 

Has tenido la oportunidad de viajar y surfear con compañías envidiables como Kassia Meador o Leah Dawson ¿cómo ha sido la experiencia con ellas?

Kassia y Leah se han vuelto una gran parte de mi vida. Siempre han sido una gran inspiración para mi, pero ahora mas que nada se han vuelto mis hermanas de corazón. Hemos pasado momentos mágicos y inolvidables. El viaje que hemos hecho en Oregon fue toda una aventura…

 

Pasas una parte del año surfeando en el paraíso mexicano de Sayulita, otra parte viajando, compites, haces free surf, … y eso pese a ser tan joven. Para muchas personas, ya has superado los sueños de toda una vida ¿cuáles son tus sueños? ¿Puedes pensar en una profesión «normal» para ganarte la vida?

Mi sueño es ser feliz. En el futuro me gustaría vivir en un mundo más verde, poder tener mi rancho donde puedo cultivar mi comida, aprender a no hacerle tanto daño a nuestro planeta.

¿Una profesión «normal» qué es?  ¿Vivir en una ciudad, trabajar en una oficina, tener una rutina? No, yo no me veo ahí. Mi familia me enseñó a crear y en este momento me he hecho socia con la tienda de mi mamá, llamada Pachamama, donde creamos arte.

¿Una profesión «normal» qué es?  ¿Vivir en una ciudad, trabajar en una oficina tener una rutina? No, yo no me veo ahí.

Esta pose, sello personal de Lola y muestra de su estilo sobre el longboard. Foto: Archivo de Lola Mignot.

Esta pose, sello personal de Lola y muestra de su estilo sobre el longboard. Foto: Archivo de Lola Mignot.

 

¿Competición o free surf? ¿Qué te aportan cada una de ellas?

El mundo de la competencia es, para mi, un gran juego. Cuando era mas joven hacia competencias en shortboard y me ponía a temblar de los nervios…¡no podía surfear! pero una vez que experimente una competencias en longboard me cambió toda mi perspectiva de los torneos, podía respirar y sentirme en mi elemento y disfrutando de el mar con amigas y chicas que me inspiran.


Foto de portada: Lola en su aventura por Oregon con Kassia Meador y Leah Dawson. Foto: Kassia+surf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *