La vuelta a la competición de Stephanie Gilmore tras su lesión fue una de las noticias destacadas del Roxy Pro France 2015. Foto: Surfemme /Eka Photo.
16 oct

NI «CULS» NI «NUS», SÓLO SURF FEMENINO

En algunos lugares del mundo tienen la equivocada idea de que en Europa no hay buenas olas. Por suerte (o por desgracia) el webcast hizo que millones de personas en todo el mundo vieran que aquí, cuando bombea, lo hace al más alto nivel.

Hossegor volvió a premiar al público en la playa con olas perfectas. Foto: Surfemme / Eka Photo.

Hossegor volvió a premiar al público en la playa con olas perfectas. Foto: Surfemme / Eka Photo.

Los picos de Les Culs Nus («Los culos desnudos», la playa naturista sede del evento ) ofrecieron días épicos, totalmente glassy, tubeando y con tamaño. Sólo faltó, porque siempre falta algo, un poco de calidad para el día de las semis y la final.

 

El hecho de que este año coincidiera el puente del 12 de octubre con días de sol y un parte de olas perfecto, hizo que los españoles fueran mayoría –además de los franceses lógicamente- entre los espectadores apostados en las dunas de Hossegor.

El nivel de surf femenino aumenta y el nivel de espectadoras siguiendo el campeonato también lo hace. Foto: Surfemme / AVP.

El nivel de surf femenino aumenta y el nivel de espectadoras siguiendo el campeonato también lo hace. Foto: Surfemme / AVP.

 

Fue un campeonato movido, con sorpresas y otra de las palabras que los gringos ponen de moda : “upsets”. Uno de ellos fue la caída de Courtney Conlogue que decía tempranamente adiós al campeonato y abría la puerta de par en par a sus rivales directas, Sally y Carissa.

El día que las olas fueron más violentas se vio la mejor ola del campeonato y estuvo protagonizada por la que fue finalmente subcampeona. Esta ola que puedes ver aquí mereció el 10 de los jueces. Un tubazo sólido en una ola muy grande ante la que Tatiana Weston-Webb no se achicó:

A Tatiana el gusto por los tubos debe venirle, además de por ser hawaiana, por ser hija de una bodyboarder profesional que seguro entubaba cuando la llevaba dentro.

 

Las chicas demostraron que cada año surfean más grande y mejor. Tras mostrar el valor en esas orilleras que como te exploten en la cabeza te hacen lijar el fondo, vino el tiempo de las maniobras en olas per-fec-tas.

La recién recuperada de su lesión Stepahine Gilmore pasó mangas haciéndonos disfrutar con su flow, no obstante no pudo en ronda 4 con Sage Erickson que, o se pone las pilas, o vuelve a picar piedra al QS.

El coraje y determinación de Sally Fitzgibons, aún con casco tras su lesión, merecieron uno de los mayores aplausos del público en el Roxy Pro France 2015. Foto: Surfemme / Eka Photo.

El coraje y determinación de Sally Fitzgibons, aún con casco tras su lesión, merecieron uno de los mayores aplausos del público en el Roxy Pro France 2015. Foto: Surfemme / Eka Photo.

 

Sally se fue de Francia sabiendo que es la surfista más querida (lo decimos por los aplausos acalorados del público siempre que pasaba entre ellos), pero seguramente con la mirada puesta en el 2016 ya que, salvo catástrofe de sus rivales, en el 2015 no será campeona del mundo. La encargada de mandarla al hotel a hacer las maletas fue Tatiana que, en backside con olas potentes y con pared, está intratable.

Y llegó el día de las semis y las finales. La WSL vio deslucido su espectáculo con las olas pobres en las que se celebraron las mangas.

Fue Tatiana también la que le truncó el éxito a Carissa al vencerla en semifinales por un aplastante 11,23 frente a un 3.83 de Moore. Tyler Wright dejaba fuera a Erickson y se colaba en la final para demostrar como dijo su hermano Owen que “está de vuelta”.

Los hermanos Wright felices tras la victoria de Tyler por segundo año en el Roxy Pro France. Owen llegó hasta cuartos en el Quiksilver Pro. Foto: WSL / Kirstin Scholtz.

Los hermanos Wright felices tras la victoria de Tyler por segundo año en el Roxy Pro France. Owen llegó hasta cuartos en el Quiksilver Pro. Foto: WSL / Kirstin Scholtz.

 

Tyler surfeó de manera inteligente y reposada, se marcó hasta un tubo limpio y supo lidiar con el back wash. Tati, por su parte, se mostró nerviosa –era su primera final- y no pudo hacer más que estrellarse contra el lip en sus intentos por sacar sus ya famosos “doce en punto” en backside. El resultado fue la victoria merecida de Tyler Wright en un campeonato bonito de ver.

 

La francesa Johanne Defay fue la heroína para buena parte del público, firmando y fotografiándose con fans durante más de 30 minutos cada vez que superó una manga. Foto: Surfemme / Eka Photo.

La francesa Johanne Defay fue la heroína para buena parte del público, firmando y fotografiándose con fans durante más de 30 minutos cada vez que superó una manga. Foto: Surfemme / Eka Photo.

 

Francia estuvo a la altura. Un año más hubo espectáculo. Un año más volvió a ser el evento del surf en Europa, para muchos una pasarela en la que ver y dejarse ver, y para otras como Tyler o Tatiana, por ejemplo, un lugar en el que demostrar que el surf femenino cada vez tiene más power.

Aquí nada tuvo que ver con traseros ni desnudos salvo el nombre de la playa que acogió el evento. Todo fue puro surf y del bueno.