Foto: Laura Enever | Facebook Oficial
14 sep

CÓMO CUIDAR TU MELENA

El salitre, la humedad constante, los restos de parafina y los múltiples baños son enemigos de la salud de tu pelo. Esa melena surfera que periódicamente se pone de moda es para las verdaderas surfistas un quebradero de cabeza.

Aquí tienes algunos consejos científicamente testados -con muchas horas de surf- para mantener tu pelo hidratado como Laura Enever en la foto superior:

1. Protege tu pelo durante el baño. Antes de entrar al agua, distribuye por todo tu cabello una capa protectora.  Si vas a comprar un producto específico de los que anuncian «para la playa», mira bien que no sea únicamente solar, ya que el salitre es uno de los principales enemigos. Estos productos suelen ser fáciles de aplicar, dejan un aspecto mojado y natural y suelen ser eficaces. Por contrapartida, son algo caros -especialmente si eres de las que se da el mayor número de baños posibles. Una opción eficaz y más asequible es utilizar mascarilla hidratante. Su precio es menor y un bote suele dar para muchos baños. La contrapartida es que suelen dejarte el pelo con trazos blancos hasta que la mascarilla se absorbe. Hay una enorme gama de mascarillas hidratantes en el mercado y nuestra recomendación es que escojas aquellas especialmente hidratantes a base de aceites naturales. Desde el primer día notarás cómo la mascarilla hace que tu pelo está mas suave -más protegido- durante el baño. Acuérdate también del medioambiente cuando compres tu producto protector: escoge aquel con ingredientes lo más naturales posibles y que sea biodegradable.

2.  Elimina el agua salada cuanto antes. Cuanto más tengas el agua salada en tu pelo, más se resecará.  Además, el salitre retarda el secado del pelo, lo que hace que se quiebre más fácilmente. Por ello, en cuanto salgas del agua, utiliza las duchas de la playa siempre que las haya. El agua dulce ayudará a eliminar los restos de salitre. Si tras el baño vas a casa, aprovecha y lava el pelo, pero ¡ojo! si surfeas muy a menudo, lavarse el pelo a diario no es un buen remedio, ya que el uso de champú reseca también el pelo.

Parece una incongruencia que el pelo se reseque por estar mojado, pero es el efecto de la sal disuelta en el agua del mar o salitre.

3. Desenreda el cabello con suavidad. Lleves el pelo recogido o suelto durante el baño, no te olvides de desenredar el pelo. Después de endulzarlo, utiliza un peine de púas anchas y pásalo sin tirones. Este es el momento óptimo para utilizar un acondicionador sin aclarado: te facilitará la tarea de desenredar los posibles nudos y a la vez el cepillado servirá para distribuirlo uniformemente y eliminar el exceso.

4. Hidratación extra. Como complemento de las medidas anteriores, está la hidratación extra. Periódicamente, aprovecha ese tiempo que vas a estar en casa tranquilamente para recompensar a tu melena por los daños sufridos. Es el momento de una mascarilla reparadora. Hay una enorme variedad en el mercado, pero nuestra recomendación es que utilices las que tienen keratina, uno de los principales componentes de un cabello sano. Distribuye abundante y uniformemente la mascarilla por todo el cabello, refuerza especialmente las puntas ¡si no quieres verte cada poco en el punto 5! Déjala actuar según las recomendaciones del fabricante o el tiempo que tu consideres ¡una noche entera es una buena opción!

5. Corta las puntas cada dos o tres meses como mínimo. Pese a las medidas anteriores, es muy probable que tu pelo se resienta, especialmente en las partes más débiles y frágiles que son las puntas. Hay muchos productos específicos para el cuidado de las puntas que puedes utilizar pero un saneado periódico es más que recomendable.