Los hermanos Tyler y Owen Wright se abrazan tras la victoria de Tyler. Foto: Greg Gyselinck
30 mar

DOS HERMANOS, DOS LUCHAS Y DOS OBJETIVOS MUY… ¿DIFERENTES?

Tyler y Owen Right son hermanos y tienen muchas cosas en común: ambos son surfistas profesionales y competidores del Campeonato Mundial de la WSL.

No son los únicos hermanos que compiten en eventos de la WSL pero sí quizás quienes más paralelismos tienen: durante el 2015 ambos finalizaron en el número 5 del ranking mundial en sus respectivas categorías: Tyler en el femenino y Owen en el masculino e incluso han tenido los mismos resultados en algunos eventos. Fuera de la competición, los dos son miembros del equipo Rip Curl e incluso han protagonizado vídeos juntos como este:

Además, sobran las declaraciones tanto por parte de Tyler como por parte de Owen resaltado la inspiración que suponen el uno para el otro y su fuerte vínculo, aunque ambos han reconocido siempre (muchas veces entre risas) quién es la mejor surfista de la familia: Tyler.

Las vidas paralelas de Tyler y Owen en el surf cambiaron drásticamente en Diciembre del 2015, cuando en la última prueba del año Owen sufrió un traumatismo cerebral que ha cambiado completamente su vida.

Las vidas paralelas de Tyler y Owen en el surf cambiaron drásticamente en Diciembre del 2015, cuando en la última prueba del año Owen sufrió un traumatismo cerebral que ha cambiado completamente su vida.

Durante un baño libre en el Billabong Pipe Master, celebrado en la mítica y poderosa ola Pipeline, Owen tuvo un wipe out aparentemente sin gravedad. Le cayeron encima después el resto de las olas de la serie pero salió del agua por su propio pie y fue sin necesidad de ayuda a la casa en la que se alojaba. Allí, después, empezó a sentirse cada vez peor y gravemente desorientado, por lo que llevaron al hospital donde se supo que tenía una hemorragia cerebral, posiblemente debida al impacto de las olas.

Ahí fue donde todo cambio. Desde entonces, sigue en una lenta recuperación sin fecha de vuelta a la élite del surf. El 22 de marzo de 2016, cuatro meses después de su caída en Pipeline, Owen volvió por primera vez al agua, con una tabla blanda de principiante en la que apenas se podía poner de pie en sus propias palabras:

“Estaba por la rodilla y la bajada era… bueno, ni siquiera había pero yo me sentía como si estuviera bajando un Teahupo’o de diez pies”- escribió Owen.

Mientras Owen luchaba por ponerse de pie como un principiante en el agua, Tyler avanzaba como primera todas sus mangas en el primer evento del año: el Roxy Pro Gold Coast. Tras ganar la final y proclamarse vencedora, Tyler salió corriendo y todo el mundo sabía donde: a la zona de invitados donde un súper emocionado Owen la esperaba llorando y la abrazaba una y otra vez.

wen recibe a Tyler tras su victoria súper emocionado. Fotograma de la WSL.

Owen recibe a Tyler tras su victoria súper emocionado. Fotograma de la WSL.

Tyler es una de las favoritas al título de Campeona del Mundo este 2016. Owen progresa muy lentamente despidiendo optimismo y ganas. Quien es considerado uno de los mejores tubeadores del mundo ahora grita y lanza high fives por correr una ola de principiante.

 

Esta es una historia para reflexionar sobre muchas cosas y todas ellas importantes. En sus declaraciones a la WSL “cómoda” es una de la palabras más utilizadas por Tyler al hacer referencia a sus mangas. Estar cómoda surfeando cuando una ola ha truncado de esta forma la vida de un hermano es difícil. Es difícil mostrar al mundo como Owen ha hecho que es una victoria para él ponerse de pie en una tabla blanda. Es difícil ver a tu hermana ganar en las mismas olas en las que has ganado. Es difícil abrazar a tu hermano que no puede surfear y que un año antes te daba consejos como favorito al título mundial.

Una imagen habitual en los campeonatos: Owen comparte con Tyler consejos antes de las mangas. Foto: Jesuz.

Una imagen habitual en los campeonatos: Owen comparte con Tyler consejos antes de las mangas. Foto: Jesuz.

 

Tal vez el mejor resumen sea que sus vidas siguen siendo en muchos sentidos paralelas, como las de todas nosotras y nosotros, que estamos en el mismo campeonato pero con diferentes victorias: el campeonato por una vida lo más cercana posible a nuestras metas.

Al final todas las personas queremos el título de haber vivido de la mejor manera que podíamos vivir atendiendo a nuestras circunstancias y nuestras posibilidades. Queremos ser la mejor versión de nosotras mismas y si eso es ponerse de pie en una tabla blanda, que así sea. Y visto así… los trofeos para quien los quiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *