Leah Dawson. Foto: U-Ske
21 ene

LEAH DAWSON: AMOR DE VERDAD.

Leah Dawson es de lo mejor de la escena surf femenina, no sólo porque nos haya dejado algunos de los momentos más memorables de longboarding en el Deus 9′ & Single que ya te mostramos aquí. Lo es porque en esta época de la maniobra más radical, la ola más temeraria, el viaje más aventurero y el endiosamiento de los rankings, es una necesidad absoluta que alguien se centre en lo que importa: nuestra relación como surfistas con el Océano. 

Por eso, vamos a ahorrarte presentaciones: ve a Leah en 30 segundos de acción y luego échate hacia atrás, relájate y disfruta de hablar “Oceánico”:

Leah, el amor por el mar es uno de los sloganes publicitarios más utilizados en la actualidad, sobre todo en la industria del surf femenino. Lo que pasa es cuando te oímos a ti hablar de tu amor por el mar REALMENTE parece que estás en efecto enamorada, ¿eres consciente de ello? ¿Que significa para ti estar enamorada del mar?

El amor es un sentimiento increíble y yo siempre me he sentido atraída hacia las personas, lugares y actividades que acentúan este sentimiento en mi vida. Surfear en el Océano depende de ser profundamente consciente de lo que implica. Como si aprendiéramos a hablar “Oceánico”, hay una comunicación que se da entre nuestro yo y el océano para leer, predecir, surfear, unir, navegar, nadar, bucear, etc. Sea cual sea la manera en que participemos del mar, aquellos que entran indudablemente sienten algo diferente después. Refrescados y limpios. No sólo por el baño de sal, si no por el equilibrio iónico que nuestros cuerpos reciben de la increíble energía del océano.

Mi acercamiento al surfing viene en primer lugar de un profundo respeto por el océano como una fuerza poderosa. Esta acercamiento hizo “click” cuando empezaba la sesión diciendo algo como “gracias por tenerme” o “me uno contigo al entrar en el mar”. En cierta forma, lo sentía como una manera de enraizarme en el mar, de sintornizarme con él, escuchando, elevando la intuición para para saber cuando vendrán las olas y saber dónde colocarme.

Cuando más me comunico con el océano, más respuesta recibo. Es, en efecto, una relación, una amistad, un homenaje, una paternidad, un cargador de energía, una cura. La magnificencia del mar me deja sin respiración de forma muy parecida a la felicidad de amar a un humano aunque de un modo diferente, un modo más universal. Es un baile con la naturaleza.

 Estoy enamorada de la capacidad de experimentar este sentimiento de unidad y conexión con el cuerpo más grande del mundo, el mar.

La industria del surf va por el buen camino con su marketing del amor hacia el mar. Reconozco de manera optimista que hay una gran oportunidad para un crecimiento sostenible de la industria del surf que contribuya a guiar el camino hacia un futuro mas armonioso. Los surfistas debemos ser sirvientes del océano y creo firmemente que, para querer cuidar de algo, debemos amarlo, debemos valorarlo. Valorándolo caeremos en la cuenta, se nos hará la luz y la gente empezará a expresar su conexión espiritual con el mar cada vez más y más. La comunidad del surf, en su conjunto, está formada por personas que se comunican con el océano. Hay que llegarles tanto con el mensaje de amor como de llamada a la acción.

Has conseguido tu objetivo de ser una surfista profesional pese a tener tus propios valores y acercamiento al surf que son, digámoslo así, realmente diferentes a los de la industria del surf. ¿Cómo has construido tu camino?

En los últimos 10 años he llegado al convencimiento de que el surf siempre será una parte integral de mi vida. También he llegado a darme cuenta de que el surf puede ser una plataforma genial. Desde que era una niña he querido transitar de forma discreta y responsable en este planeta y dar lo mejor de mi misma para tener siempre un impacto positivo en la vida del resto de la gente. Hacer dinero con el surfing es un bonus, este es el primer año que he tenido algún ingreso a través de mi surfing; con 29 años esto es un gran logro para mi porque no es sólo por mi manera de surfear una ola por lo que he sido capaz de hacer dinero, si no por el amor y responsabilidad que tengo hacia la cultura surf, construidos a través de todos estos años de experiencias y viajes.

Sé que el futuro deparará muchas más cosas al surfing femenino y me siento afortunada y sobrepasada por lo mucho que ansío esto y he desarrollado un fuerte deseo de amadrinarlo y llevarlo hacia la siguiente fase.

Leah Dawson es una de las surfistas con un estilo más personal y cuidado de la escena soul surfing mundial. Foto: @U_Ske.

Leah Dawson es una de las surfistas con un estilo más personal y cuidado de la escena soul surfing mundial. Foto: @U_Ske.

Al mismo tiempo, estás navegando entre dos aguas aparentemente ilesa: de la industria del surfing como GoPro Award o como cámara de la WSL a surfear anónimamente como si estuvieras en Morning of the Earth. Pareces transmitir la misma pasión grabando a Carissa Moore en Backdoor que en tu Sea Appreciation Project ¿cómo lo haces?

Cualquier cosa que hagamos apasionadamente, vamos a disfrutar de ella.

Las emociones nos atan, nos unen, nos inspiran. Me considero afortunada de tener una forma de trabajar en la que todo lo abordo con pasión.

Mi objetivo profesional en la vida es vivir amando lo que hago y saber que esto tienen un impacto positivo en lo que me rodea.

Haber filmado a Carissa en Backdoor fue un honor absoluto. Verla surfear con tanto estilo y gracia, sabiendo lo intenso y atemorizador que era para ella sólo hizo que mi admiración por su personalidad y surfing no haga otra cosa que crecer.

Me encanta filmar las retransmisiones de los eventos de surf. Aunque ya no busco resultados ni compito a menudo, disfruto grabando el mejor surf en las mejores olas. Siempre he sido una aprendiz visual, así que para mi es como ir a trabajar y a la escuela al mismo tiempo. No diría que estoy tratando de aprender sus maniobras si no su conocimiento de las olas y cómo posicionarse.

Hablando de objetivos, otra cuestión que te hemos oído/ leído varias veces es tu meta de “surfear como una mujer”. ¿Crees que las nuevas generaciones cambiarán eso de “es buena porque surfea como un chico”?

No hay una sola manera de surfear. De hecho, hay infinitas formas de surfear. La belleza del surfing reside en las variaciones infinitas de la combinación surfista+tabla+ola. Cuando me di cuenta de que yo no buscaba hacer maniobras en la ola si no fluir del modo natural en el que me impulsaba la ola, mi surf cambió realmente. Se desaceleró y empecé a usar mis caderas más. Disfrutaba del solo hecho de estar en la tabla yendo realmente rápido.

La belleza del surfing reside en las variaciones infinitas de la combinación surfista+tabla+ola.

Luego empecé a recibir comentarios de mis amigos cuando salía de surfear, como “es elegante”, “es precioso” o “parece que estás bailando”, entonces el “surfear como un chico” dejó de ser lo que buscaba para centrarme en mi propio surf.

De todos modos, tengo un respeto enorme por Carissa, Steph, Paige, etc que están a la par que los chicos haciendo giros potentes y trabajando el canto sin fisuras. Pero ellas no están intentando surfear como hombres, ellas dan el mejor surf que tienen y es enteramente femenino comparado con ver a un hombre surfear.

Nos guste o no, hemos de admitir que los patrocinios juegan un papel fundamental. En tu caso, tu enfoque sobre el surf y trabajar tan duro te permite tener sponsors-amigos como Kassia+Surf, The Seea u otros. ¿Crees que veremos en el corto plazo a las marcas esforzándose por promover una cultura surf global basada en el soul surfing y no sólo en la competición?

La industria del surf tendrá que crecer hacia un tipo de industria que soporte el lado mas puro, el alma del deporte, especialmente en lo que concierne al surf femenino. Así lo ha hecho apoyando a Dave Rasta, Rob Machado, Craig …sin embargo, el espacio que han dado para mostrar el soul surfing femenino ha sido mucho, mucho menor.

Kassia ha reonocido esta necesidad en la cultura surf femenina y ha creado una marca muy destacable. Yo tengo el honor de llevar sus trajes y apoyar su proyecto. Ella creó este negocio porque realmente ama todo lo que es el surfing: el deporte, la cultura, las comunidades, la creatividad. Promueve la belleza inspirándonos a buscar nuestra belleza interior, contribuyendo a celebrar junto con la naturaleza y promover más amor en nuestras vidas, el vivir la aventura con la que sueñas.

Kassia está profundamente conectada de forma espiritual con el oceáno, la tierra y más allá. Tiene una capacidad de comunicación con las personas increíble y ha sido una luz fundamental del surfing femenino desde el primer día que pisó una tabla.

Nuestro interés en el surfing, en lo que vemos sobre el surfing, es cada vez más accesible al público en general. Las revistas ya no son exclusivamente un contenido visual.

En esta era del ahora, de la red social, las personas pueden escoger qué seguir y qué ver. Esto crea una oportunidad para que la comunidad soul surfing crezca así como este vinculo de admiración y humildad hacia el mar. Esto ya está ocurriendo.

Nuevas compañías se centrarán en el soul surfing, ya existen algunas. Otras empezarán a hacerlo. Y las viejas marcas se darán cuenta en algún momento y tendrán que ponerse las pilas para no quedar atrás.

Leah, Kassia Meador y Lola Mignot son 3 nombres clave del longboard femenino, y las 3 surfean juntas. Foto: Shannon Reporting.

Leah, Kassia Meador y Lola Mignot son 3 nombres clave del longboard femenino, y las 3 surfean juntas. Foto: Shannon Reporting.

El longboard femenino está ganando cada vez más reconocimiento y nosotras creemos que es una inspiración muy positiva para las niñas que se están acercando ahora al surfing. Frente al hípersexualizado, altamente competitivo y cuanto más tanga mejor surfing massmedia ¿hay otra escena del longboard femenino?

El longboard femenino y formas alternativas de surfear están evolucionando. Ahora mismo hay una cantidad de chicas jóvenes que son increíbles, surfean y probablemente nunca las veas con una lycra puesta. La felicidad del surfing, la cura del surfing para algunas, es el motivo por el que están ahí y no tienen ningún deseo de competir.

Cuando el surfing como medicina es lo que mueve un baño, siempre tengo un flechazo. El viaje que Kassia, Lola y yo hicimos a Oregon tenía como objetivo celebrar lo que la pasión por el surfing llega a proporcionarnos.

El mundo está lleno de una belleza tan enorme… y gracias al surfing se nos brinda la oportunidad de explorar las costas en busca de la grandeza, de la unidad con el mar.

El longboard es innatamente más lento que la tabla corta, menos agresivo y más guiado por la ola. Sin embargo, ambos, longboarders y shortboarders tienen la misma oportunidad de sentir el poder del océno. Es una cuestión de conciencia y elección individual cómo queremos interpretar la energía que el océano nos proporciona.

Ya has tenido ocasión de surfear por países de lengua española ¿qué tal la experiencia?

¡¡Sí!!! He viajado a muchos países de lengua española y he disfrutado absolutamente todos y cada uno de los baños. España, Islas Canarias, Centroamérica, todos me han hipnotizado en mis viajes. Tanto las personas como las olas merecen ser celebradas.


No dejes de visitar el Sea Appreciation Project de Leah Dawson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *