El número de seguidores en las redes sociales influye enormemente en la carrera de una surfista
12 dic

POR QUÉ EL RANKING DE FACEBOOK IMPORTA

En una noticia anterior, Surfemme comparaba las diferencias entre el ranking de las 18 mejores surfistas del mundo según sus posiciones en el World Tour de la ASP y el ranking según Facebook, basándonos en el número de fans de las surfistas. En términos deportivos aparentemente el ranking en Facebook -como el de otras redes sociales- no aporta nada; sin embargo sí lo hace – y mucho- en la vida y carrera de estas atletas.

Son varias las surfistas que han denunciado públicamente las presiones para incrementar su número de seguidores a costa únicamente de su cuerpo y no de su calidad como deportista. Alessa Quizon (número 15 en la ASP y número 4 en Facebook) declaraba a la revista estadounidense SALTED en junio del 2014 que:

En cierto modo siento que tengo que poner fotos mías en bikini solo para mantenerme al nivel de otras surfistas profesionales. Apesta porque algunas personas tienen muchísimos seguidores pero no son como son realmente en persona. Hay chicas que tienen más de 300.000 seguidores, que no surfean bien pero postean un montón de fotos de sus traseros. Yo no quiero ser así pero es duro mantenerse sin verte atrapada por ello.

El número de seguidores en las redes sociales es una variable que determina las condiciones del contrato entre la surfista y sus sponsors. La revista Surfer señalaba en un artículo de 2013 que un surfista del WCT recibía entre 5.000 y 10.000 dólares por cada 40.000 visionados en Youtube además de 2.000 dólares por cada 10.000 seguidores en las redes sociales.

Alana Blanchard, 13 en el ranking de la ASP. Un millón y medio de fans en Facebook, casi 54.000 me gusta en un post y compartido casi mil veces.

Alana Blanchard, 13 en el ranking de la ASP. Un millón y medio de fans en Facebook, casi 54.000 “me gusta” en un post y compartido casi mil veces.

El peso de las redes sociales, aunque aplica también al surf masculino, es una realidad que las surfistas conocen desde hace años como un “peaje” que deben pagar para poder dedicarse al surf, de ahí la doble actividad profesional de muchas de ellas como surfista y modelo. Ser surfista y ser modelo no es negativo siempre y cuando sea por voluntad de la surfista y no una imposición de los sponsors. Tristemente, ya son varias las surfistas que han reconocido públicamente que las negativas a explotar el cuerpo tienen consecuencias en la carrera deportiva, entre ellas Carissa Moore, Tyler Wright o Silvana Lima cuyo alto nivel de surf nadie puede poner en duda.

Hay surfistas que deben poner por contrato todos los días una foto en su instagram y una vez al mes, también “por contrato”, una -UNA- foto surfeando. Estas condiciones contractuales serán buenas o malas en función de las que querría la surfista pero no cabe duda que dejan ver la importancia atribuida al surf y a la dimensión estrictamente deportiva.

Stephanie Gilmore, número 1 del ranking de la ASP, 6 veces campeona mundial, 280.000 seguidores en Facebook, 8.000 me gustas y compartido 170 veces.

Stephanie Gilmore, número 1 del ranking de la ASP, 6 veces campeona mundial, 280.000 seguidores en Facebook, 8.000 “me gustas” y compartido 170 veces.

El ranking de las redes sociales importa porque existen deportistas realmente enamoradas del surf que deben sacrificar campeonatos por sesiones de modelo, existen surfistas con etiquetas de “pro” que nunca han logrado hacer un tubo pero sí páginas dobles, existen revistas de surf que bajo el apartado “ellas” no ponen más que traseros y camisetas mojadas.

Pero también hay cosas que están cambiando. Ahora que por fin empiezan a vislumbrarse “destellos” de igualdad en el surf de competición al más alto nivel, probablemente nos demos cuenta de que si en unos años podemos hablar de free surf femenino, será por la importancia de este ranking.

Y Alana Blanchard será posiblemente de quien hablemos…