20 nov

SUPER SILVANA LIMA. PARTE I: LA FORJA

Seguro que estás harta de verle las quillas fuera del agua a Silvana Lima. Ella es una de las mujeres que revolucionó el surfing femenino. Ella es una verdadera guerrera de la vida, un talento con una tabla bajo los pies.

Las fotos de Silvana circulan por internet a velocidad de vértigo, pero son pocas las noticias que llegan sobre su capacidad de sacrificio y determinación.

SURFEMME repasa para ti la vida de esta brasileira que, si no sucede nada raro, será la próxima campeona del WQS.

Silvana Lima nació el 29 de octubre de 1984 en Paracuru, Ceará, Brasil. Hija de una vendedora ambulante de pescado y de un pescador que no aparecía por casa y no contribuía económicamente a la crianza de sus hijos.

Silvana, su madre y sus 4 hermanos (dos mujeres y dos hombres) durmieron, por falta de recursos, en hamacas colgadas de estacas hasta que ella tuvo 17 años.

PLAYA DE PARACURU

PLAYA DE PARACURU

 

Mientras otras surfistas estaban más preocupadas de su ropa, de la combinación perfecta de los colores de su tabla o de su melena, Silvana se buscaba la vida para comer.

Su primera ola la cogió con una puerta de madera. A los 7 años con un pedazo de tabla rota empezó a dejarse caer por el pico. Tras sus sesiones de surf se paseaba por el parking y por el pueblo buscando algo de dinero para darle a su madre. Silvana vivía en la playa y jugar con las olas le servía para entretenerse y mantenerse activa.

Pronto sus hermanos vieron que  apuntaba maneras y fue entonces cuando le dejaron una tabla de verdad. Fueron, sin saberlo, sus primeros mecenas.

Silvana encontró entonces su pasión y dedicó horas y horas en el line-up, metiendo canto, ajustando el bottom turn y reventando el labio de las pobres olas de su Paracuru natal. Era la forja de una campeona de surf.

(continuará)

SILVANA EN SU PLAYA

SILVANA EN SU PLAYA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto portada: facebook.com/silvanalima

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos: Facebook de Silvana Lima